Todos de pronto tenemos afición por alguna serie de Netflix, alguna novela, película, libro, artista, agrupación  musical, deporte, etc.
y no sería nada  extraño escuchar a un grupo de personas por ejemplo, hablando de la nueva alineación  de su equipo de futbol, idolantrando al astro que se gano el balón de oro, y hasta con orgullo contemplar la idea de tener un hijo de nombre Ronaldo, Messi o de su más admirado personaje; para todos ellos, eso sería muy normal.

Cuando algo te apasiona  lo investigas, te involucras en sus orígenes, quieres saber todo y crees saber más que todos, incluso buscas hacer platica de ello, puedes pasar horas viendo videos en YouTube, y si encuentras alguien afín a ti, podrían armar debates y charlas interminables al respecto, lo que muchas veces para otros resulta ser “Friki”

La tendencia de mucha gente, de discriminar lo que no conocen, o lo que no es de su interés, sobre todo al notar en alguien, el entusiasmo por algo que para ellos es irrelevante, es más frecuente de lo que podríamos imaginar, y un blanco constante son los “Frikis”, todo con tal de desacreditar, menospreciar, o devaluar el apasionamiento que no comparten, y no entienden simple y sencillamente porque no tienen esa inclinación, es entonces cuando en forma burlesca y peyorativa, le dicen a esa persona “eres un Friki”.

Sin embargo, si supieran que ser friki es más común de lo que creen, que en algún momento de nuestra vida también hemos sido “Frikis” por algo, que Friki es tan solo un término coloquial para referirse a una persona cuyas aficiones, comportamiento o vestuario son inusuales, pero asociados a cierto tema, al grado de imitar, la ropa, los actos, el estilo, las costumbres, o simplemente coleccionar hasta el último detalle relacionado a un asunto en cuestión, convirtiéndose a veces en manías que pueden durar muchos años y formar hasta clubes, grupos, o asociaciones con el mismo apego, como los que disfrutan la zaga de “La Guerra de las galaxias”, “Harry Potter” y otras películas, los que “tunean” autos, los que gustan de cierta música o grupo de moda, los que se atraen por certámenes de belleza o fisicoconstructivismo, los clubes de motos, los rescatistas de perros, los aficionados a la cocina, etc.
Hay mil cosas diferentes, según la preferencia de cada quien, lo verdaderamente importante, sería respetar y tolerar el gusto de cada individuo, porque esas extravagancias significan en nuesta vida momentos de verdadera e intensa felicidad.
Y tú ¿En qué has sido Friki? o ¿Un poco Friki?