En una reveladora entrevista con High Performance Podcast, Alex Albon, actual piloto de Williams y excompañero de Max Verstappen en Red Bull, arrojó luz sobre los desafíos únicos que enfrentan los compañeros de equipo del neerlandés en la escudería. Albon confirmo las declaraciones de Checo Pérez que señalan que el coche se construye en torno a las necesidades específicas de Verstappen, lo que crea un conjunto de dificultades para aquellos que comparten garaje con el campeón.

Albon explicó que Verstappen tiene un estilo de conducción único y demandante, lo que lleva a que el coche se configure de una manera específica para satisfacer sus requisitos. Mencionó que el neerlandés prefiere un coche extremadamente afilado y directo, lo que puede resultar complicado para otros pilotos acostumbrados a estilos más simples.

«Tiene un estilo de conducción bastante único, con el que realmente no es tan fácil llevarse bien. Todos tienen un estilo de conducción. Yo diría que mi estilo de conducción es un poco más simple, pero me gusta un auto que tiene una buena parte delantera, por lo que es bastante afilado, bastante directo. Max también, pero su nivel de ‘afilado y directo’ es completamente distinto«, detalló.

El tailandés reveló que, para coincidir con las preferencias de Verstappen, los ingenieros ajustan el monoplaza de manera que se vuelva «incontrolable», similar a un mouse con una sensibilidad aumentada.

Albon señaló que esta dinámica puede llevar a un ciclo negativo, especialmente para aquellos que buscan emparejarse con Verstappen. los demás pilotos pueden enfrentarse a desafíos adicionales para adaptarse a estas configuraciones extremas.