Pandemia ha dejado agotamiento tecnológico