Sipse Noticias. Virus da un respiro temporal al planeta.

23 septiembre, 2020

SIPSE Noticias.- El gran confinamiento debido a la pandemia de covid-19 ocasionó una disminución diaria a nivel global de 17 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono en abril pasado como resultado del cierre de industrias y el paro del sector transporte terrestre, aéreo y marítimo.

Los gobiernos ordenaron el distanciamiento social, por lo cual las personas permanecieron encerradas en sus hogares y se pararon todas las actividades no prioritarias.

China, país epicentro de la pandemia, fue el primero que vio una reducción de 25% en las emisiones de CO2 entre febrero y abril de este año, de acuerdo con cifras del gobierno de ese país.

Varias ciudades chinas, entre ellas Hubei, mostraron una baja en las emisiones de dióxido de nitrógeno liberadas por vehículos, centrales eléctricas e industrias, según mostraron imágenes de satélite publicadas por la NASA y la Agencia Espacial Europea.

Hacia el 26 de marzo, alrededor de mil 700 millones de personas en todo el mundo estuvieron confinadas y aumentó a casi cuatro mil millones en la primera semana de abril, es decir, más de la mitad de la población mundial se mantuvo en encierro.

Sin embargo, un análisis de la revista Nature Climate Change publicado el 7 de agosto pasado arrojó que la respuesta global ocasionada por la pandemia, si bien indujo una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y de los contaminantes del aire, esto no frenará el cambio climático y el mundo seguirá calentándose a menos de que la humanidad se aleje de la quema de los combustibles fósiles.

Y un nuevo informe de Naciones Unidas, publicado hace una semana, aseguró que las concentraciones de GEI en la atmósfera registraron niveles récord y continúan en ascenso, a pesar de que las emisiones se redujeron levemente a causa del confinamiento, y están regresando a los niveles previos a la pandemia.

A principios de junio de 2020 varias naciones iniciaron el desconfinamiento y pusieron en marcha actividades industriales y del sector transporte, por lo cual las emisiones mundiales diarias de CO2 volvieron a situarse cerca de los niveles de 2019, cuando se alcanzó un récord de 36.7 gigatoneladas.

Asimismo, el documento alertó que los objetivos del Acuerdo de París están muy lejos de cumplirse para limitar el incremento de la temperatura mundial en 1.5 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales.

António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, advirtió que “las consecuencias de la incapacidad para afrontar la emergencia climática están por todas partes: olas de calor extremo, incendios, inundaciones y sequías devastadoras. Y estos desafíos sólo van a empeorar”.